Restauración de Lámpara de Lágrimas 4 Pisos

Recibimos esta lámpara colgante antigua, de cristales y estructura de bronce con 4 capas de lágrimas de espada, para su restauración.

Antes de la Restauración

La lámpara estaba sucia, con sus capas o pisos desnivelados, le faltaban cristales, las uniones estaban débiles y la corona dañada.

Si te fijas en la imagen de la izquierda, puedes ver la corona quebrada y los hilados de las lágrimas viejos y vencidos. Incluso algunos se notaban arreglados de forma casera, que además de verse desordenado y desprolijo, era muy fácil preveer una pronta caída de las lágrimas…

Antes: Lámpara colgante antigua de lágrimas y bronce, antes de su restauración.

En la imagen superior derecha, puedes ver que los niveles de los pisos estaban desalineados, por lo que las capas se veían chuecas, haciendo que la lámpara se incline, por lo que al no distribuir el peso de forma uniforme, provoca fisuras en la estructura de bronce.

Después de la Restauración

Como se puede ver en el resultado final, hicimos un trabajo cuidadoso de restauración.

Limpiamos el bronce y reparamos la corona. Hilamos de nuevo todas las lágrimas octogonales y de espada, manteniendo y limpiando las que habían y reponiendo las dañadas y las que faltaban.

Despúes: Lámpara antigua de lágrimas posterior a su restauración
Después: Lámpara de cristal de 4 capas de lágrimas y estructura de bronce completamente restaurada.

Como restauradora de lámparas antiguas, me realiza rescatar sus piezas originales. Pongo todo mi esfuerzo en lograrlo en la mayor medida posible. Pero más allá de la belleza de éstas, hay un punto práctico importante a tener en cuenta: estas piezas al ser antiguas son finitas. Toma mucho tiempo y dinero encontrar en el mercado de segunda mano las piezas precisas para restaurar una lámpara.

En el caso de esta lámpara, los cristales en forma de espada son cristales relativamente grandes y alargados que son difíciles de reponer, ya que cuesta encontrar antiguos y originales, que estén sin trizaduras y con sus lados lisos (sin detalles ni quiebres).

A lo largo de los años restaurando lámparas, he podido notar que éstas usualmente son herencias familiares, lo que generalmente se traduce en un valor sentimental, pero en el caso de las lámparas de lágrimas de cristal, éstas tienen un valor en sí mismas por su belleza. Son creaciones hermosas, intrincadas e imponentes, que con el delicado brillo de sus reflejos visten de elegancia cualquier espacio… están hechas para llamar la atención y ser admiradas!

Por lo que si eres una de las personas afortunadas en tener una lámpara de cristales antigua en tu poder y quieres extenderle la vida, te recomiendo cuidarla con constancia, limpiarla con delicadeza, chequear que su instalación sea adecuada y ubicarla en un espacio donde no quede expuesta a temperaturas extremas, humedad y mucho polvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.